Proposito de 2017: sujetador deportivo

Poco más de viente días han pasado desde el inicio del año, desde ese día que nos marcamos como punto de partida para empezar todos nuestros propósitos, buenas intenciones que añadimos a una lista que año tras año solemos olvidar con el paso de los días. Tras tres semanas desde el pistoletazo de salida, ahora es buen momento para hacer recuento y ver cómo llevamos todos los objetivos que nos marcamos. Espero que no vayáis muy mal.

suje

Está claro que en el primer post del año tenía que aparecer esta palabra, “propósitos”, y junto a ella: ejercicio, gimnasio, correr, caminar… En definitiva, ese objetivo que parece que nos lo tomaremos más en serio si nos lo proponemos el 1 de enero.

A la hora de iniciarse a hacer deporte es muy importante ser consciente de hasta donde puedes llegar, ser muy paciente y, sobre todo, constante. No te preocupes si hoy, 22 de enero, has llegado exhausta a casa tras correr 10 minutos, mañana te has de calzar otra vez las zapatillas, pues seguro que consigues aguantar dos minutos más, y así día tras día.

Y si esas zapatillas que te has de atar sin excusa, deben de ser buenas (aquí os dejo la guía básica para elegir unas playeras de correr de Cristina Mitre), lo mismo ocurre con el sujetador que elijas, no vale cualquiera.

Muchas veces cuando nos iniciamos a hacer deporte, un aspecto motivacional es la ropa, nos hacemos con un buen repertorio de ropa deportiva, cómoda, adecuada y bonita, pero el sujetador, suele ser uno de los grandes olvidados. Total, como no se ve. Sin embargo, es una de las prendas donde más atención debemos poner.

Mitre en su blog, Thebeautymail.com, recoge las palabras del preparador físico de Homewellness Madrid, Ángel Merchán, en las que dice que el pecho de una mujer “está formado por glándulas mamarias, tejido graso y tejido conectivo. Los músculos pectorales se encuentran debajo y no aportan ningún tipo de sujeción. Por este motivo, los deportes con impacto, como correr o el aeróbic, pueden dañar fundamentalmente el tejido conectivo del pecho, distendiéndolo e incluso ocasionando roturas del mismo que provocan hemorragias internas. Esta zona, al ser una estructura pasiva, no tiene capacidad de contracción como los músculos. La solución es un sujetador deportivo adecuado que fije bien el pecho durante el ejercicio”.

La primera vez que leí estas líneas, sentí un pequeño dolor por todas esas chicas que no tienen en cuenta esta parte de su cuerpo a la hora de hacer deporte. Esto puede ser por numerosos motivos: falta de información; incertidumbre sobre cuánto les durará la motivación, por lo que no quieren desembolsar una cantidad importante de dinero en un sujetador que luego no volverán a utilizar; creen que es incomodo; consideran que no hace bonito el pecho… ¡Qué más da! Has ido a hacer deporte, olvídate de todas esas bobadas, son pensamientos inútiles que se irán en cuanto los utilices dos días, y por el contrario tu cuerpo estará contigo toda la vida.

Por lo que si entre tus propósitos de este 2017 está el deporte, independiente de cual sea este, añade un objetivo más a tu lista: hacerte con un par de sujetadores deportivos. Lo más importante es que tu te sientas cómoda, que recojan bien el pecho y que no sientas rebotes durante el ejercicio. Y si después de todo esto, he conseguido convencerte de la importancia de su uso, te dejo otro post de Cristina Mitre sobre cómo elegir sujetador.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s